domingo, abril 26, 2015

35 Sonetos



XXVIII

En la margen la ola verde del mar murmura.
Miro aún somnoliento las mojadas arenas,
Imposible es que sea la realidad blancura,
De algún modo, en un sitio, es apariencia apenas.
El mar y el cielo están en una amplia extensión
Del gozo. Aunque sentimos de nuestra vida el peso
Que es solamente un algo; algo, interposición,
Sólo es real lo que no está aquí y es por eso
Que no hay sentido alguno en dormir, despertar
Es sólo ver inmenso y brillante este sueño.
Que poción más extraña habría yo de tomar
Y confirmar entonces que vivo en el ensueño.
            Conservando un agravio del sueño tan perverso:
            Como sueño del hombre es el gran universo.

Éste es un del 35 sonetos de este poemario de  Fernando Pessoa. Originalmente escritos en inglés. Son una reflexión muy íntima del hombre sobre su misma existencia y sobre lo que hace sobre la faz de la tierra.
           

Título: 35 Sonnets / 35 Sonetos
Autor: Fernando Pessoa
Traductor: Eduardo Langagne
Editorial: Calamus
Edición: Primera, 2006.

jueves, abril 23, 2015

Calleja y Morelos

Las memorias de un insurgente desconocido



La historia de la larga guerra de independencia de México, de lo que fue el poderoso Imperio Español, no se conoce por todos y cada uno de los múltiples hechos que en ella ocurrieron. Se sabe de los sucesos más relevantes que los historiadores han plasmado en libros extensos. De uno de esos sucesos relevantes, Irving Reynoso ha escrito esta novela con detalles de lo sucedido previamente y durante lo que se conoce como Sitio de Cuautla.

Morelos, el Siervo de la Nación, con su ejército insurgente constituido mayoritariamente por campesinos y arrieros resistió estoicamente en Cuautla –estado de Morelos- el sitio que le impuso el general Calleja del ejército virreinal. Y rompió el sitio y siguió luchando.

¿Quién fue Calleja? Un militar español que llegó a la América Española –como la llamaba Morelos y otros insurgentes- como parte del equipo de gobierno y de dominación que acompañaba al virrey que era designado por el rey el imperio español. Era un militar con formación teórica y práctica para la guerra.

¿Quién fue Morelos? Un párroco de un pueblo de Michoacán que se unió a la lucha por la independencia iniciada por Miguel Hidalgo, recibiendo de éste la encomienda de formar un ejército y liberar el sur.

Así las circunstancias y los personajes. Un militar de formación, con un ejército regular y poderoso es enfrentado por un cura de pueblo con su improvisado ejército de campesinos y arrieros. Cuautla pasa a la historia de la guerra de independencia por el suceso protagonizado por estos dos ejércitos. Y la hazaña que quedó para la historia fue la heroicidad de la resistencia del ejército improvisado y su salida del cerco que les tendió el ejército profesional del virreinato.

Para acercarnos a los hechos el autor recurre a la figura de un personaje que las circunstancias lo hacen estar primero entre las filas del ejército que dirigió Calleja y luego se infiltra en Cuautla para hacernos ver de cerca como sobrevivían al sitio que se prolongó por 73 días –del 19 de febrero al 2 de mayo de 1812- los integrantes del improvisado ejército que comandaba el Generalísimo José María Morelos y Pavón.

Las novelas también pueden acercarnos a lo que fue la historia hace dos siglos, cuando no habían los elementos tecnológicos que ahora permiten registrar los hechos mediante imágenes y audio.



Título: Calleja y Morelos, las memorias de un insurgente desconocido.
Autor: Irving Reynoso
Editorial: Ediciones B
Edición: Primera, enero de 2011.

martes, marzo 31, 2015

Nueva burguesía



La vida en la ciudad de México y algunas provincias en la cuarta década del siglo XX es lo que nos describe Mariano Azuela en esta novela que va retratando la transformación de nuestro país de rural a urbano, de campesinos que emigraron y se convirtieron en obreros y ellas en obreras. El autor es un clásico de la literatura mexicana del siglo XX. Retrata al México en la postrevolución.

Junto con el crecimiento de la población urbana, fundamentalmente en la capital del país, se va gestando una nueva clase social que el autor pretende identificar como una nueva burguesía, aunque esto sólo sea en la transformación de sus maneras de vivir y no en su desarrollo económico. Algunos de los personajes son obreros del ferrocarril, que en aquel tiempo estuvieron muy bien remunerados y por lo tanto eran de la élite de la población obrera.

Las mujeres van incursionando en actividades de la economía capitalina. Van quedando atrás sus ocupaciones hogareñas en sus provincias de origen. Como telón de fondo corre la situación política.

Las concentraciones, que el autor identifica como manifestaciones, de los grupos políticos en apoyo a los candidatos a suceder en la presidencia al General Lázaro Cárdenas del Río. Por un lado sus correligionarios y por otro los opositores que son reprimidos y sus actos obstaculizados. La participación de los obreros en sindicatos para el apoyo al candidato oficial. El corporativismo en ciernes.

La vida en las vecindades del centro de la ciudad de México. El crecimiento de la ciudad. Las mudanzas de algunas familias de esas vecindades a mejores barrios citadinos va marcando en algunos casos el ascenso social. El traslado va dejando de ser para algunos mediante los tranvías y autobuses al uso incipiente del automóvil, que al que lo posee le otorga un estado de apariencia mejor que la mayoría.

Una novela para entender la trasformación de México al terminar la primera mitad del siglo XX


Título: Nueva burguesía
Autor: Mariano Azuela
Editorial: Fondo de Cultura Económica – Secretaría de Educación Pública
Edición: Primera en Lecturas Mexicanas, 1985

sábado, febrero 28, 2015

Milena o el fémur más bello del mundo




La política, el periodismo, el tráfico y explotación de mujeres, la geopolítica, la vieja amistad de Los azules es o son los temas de esta extensa novela de Jorge Zepeda Patterson –periodista-.

Una hermosa adolescente de una república del este de Europa se decide a salir de su pueblo acompañando a su amiga. Ambas tienen la oportunidad de pasar del este al oeste en compañía y a invitación del novio de la amiga para ir a buscar trabajo a Berlín. No llegan a su destino. Son secuestradas. Son trasladadas de manera clandestina a España. Son sometidas. Son convertidas en esclavas en plena adolescencia. Ella –la protagonista- es llevada a un balneario español que se ha ido convirtiendo en el lugar preferido para el descanso y los placeres de mucha gente que con dinero lo quiere pagar todo.

Sin libertad. Sin conocer el idioma. Con ganas de huir sin poder lograrlo, ella se va haciendo a la vida que sus captores le van imponiendo. Sexo a cambio del dinero que los proxenetas reciben en gran cuantía. Ella va aprendiendo el idioma. Leyendo se va enterando del mundo. Es “una puta ilustrada” según uno de sus explotadores.

Inmersa en la vida que le es impuesta para dar placer a quien puede pagar los euros que sus explotadores cobran se va pasando su vida. Intenta la fuga sin éxito. Es sometida. Y está a punto de ser castigada de manera ejemplar para atemorizar a las otras que como ella viven haciendo lo que su voluntad no quiere. Llega un falso salvador y su vida torna de la esclavitud sexual a la criminalidad a cambio de una promesa de libertad a mediano plazo. De cometer un crimen casi invisible pasa a otro más evidente hasta el más grave. Tiene que huir para seguir con vida. La huida no es sola, es con uno de sus explotadores.

En México –donde Los azules se reencuentran ya maduros- de un encuentro circunstancial resulta involucrada con el más grande magnate de la prensa escrita. Éste le brinda protección temporal hasta que muere literalmente encima de ella. Y su vida de nuevo está en riesgo. Huye.

Los azules en solidaridad con la heredera del magnate de los medios se ven involucrados en localizar a ella. Investigan su origen y por qué es perseguida. Se va develando una cadena de crímenes y complicidades entre la mafia rusa y española y sus contactos en México, donde reciben protección de un funcionario de migración  del más alto nivel. La corrupción mexicana es expuesta.

Finalmente hay más muertos. Ella vive para contarlo. Ella –la puta ilustrada- ha escrito en sus días de cautiverio sus impresiones de los hombres que han pagado por tener sexo con ella. Estos textos se van presentando a los largo de la narrativa. Una interpretación de lo que piensan esos “caballeros”, poderosos en relación al sexo y a otras situaciones relacionadas con las mujeres.

Una novela interesante que pone de relieve el tema grave que es la trata de mujeres desde las repúblicas del este de Europa hasta América. Una novela hecha por un periodista zagas. Una novela que mereció el Premio Planeta 2014.


Título: Milena o el fémur más bello del mundo
Autor: Jorge Zepeda Patterson
Editorial: Planeta
Edición: Primera, noviembre de 2014.


lunes, enero 12, 2015

Julio Scherer García



En 1976 acudía con regularidad a la Hemeroteca Pública de Oaxaca –entonces estaba en la planta baja del Teatro Macedonio Alcalá por la calle de Armenta y López- leía un diario local –Carteles del Sur- y dos diarios nacionales, uno de esos diarios era Excélsior. Yo ni había leído el directorio, me interesaba ver las notas y algunos artículos de la página editorial –entre los editorialistas estaba en esos años Valentín Campa -líder ferrocarrilero y comunista que había pagado con su libertad su actuar al frente del sindicato de ferrocarrileros y su militancia en el PCM-. Aprovechaba para entrar a la hemeroteca la escala que hacía en el centro de la ciudad al salir de clases pasando el mediodía -iniciaba mis estudios profesionales- o acudía exprofeso por la tarde.

En el mes de julio de ese año no acudí a la hemeroteca porque estaba de vacaciones y todo ese tiempo me regresaba al rancho de mi papá a ayudar en los trabajos del campo. No supe sobre la salida del director del diario Excélsior y más de un centenar de sus compañeros cuando ocurrió. Me enteré al regresar a clases.

A los pocos meses vi en los puestos de periódicos el primer ejemplar de la entonces nueva revista Proceso. Compré ese primer ejemplar y lo leí con avidez. Me enteré de lo que había sucedido en Excelsior. Y seguí comprando y leyendo semanalmente la revista por los años siguientes. El primer ejemplar y subsecuentes los presté a mi primo Horacio que era estudiante de sociología, no volví a ver esos ejemplares. Seguí leyendo la revista cada semana. Por sus páginas supe parcialmente, diez años después, parte de lo ocurrido en 1968. Me gustaba leer los extensos y documentados artículos de Heberto Castillo sobre la industria petrolera y otros asuntos de interés nacional.

Desde la primera portada de Proceso supe que el director era Julio Scherer García. De lo poco que él escribía en la revista me resultó muy interesante. Su prosa directa. Su estilo de narrador, trascribiendo los diálogos con sus interlocutores. Así me fui enterando de lo que sucedía en el país. La revista que dirigió Scherer fue una de mis fuentes. Me di a la tarea de encuadernar esas revistas que quedaron en la casa materna-paterna cuando terminé mis estudios y partí a desarrollar mi vida profesional. No sé cuándo una de mis hermanas o ambas se deshicieron de ese conjunto de revistas.

En alguna fecha de la novena década del siglo XX me encontré con el libro La piel y la entraña escrito por Scherer a partir de las entrevistas que le hizo a David Alfaro Siqueiros en la cárcel de Lecumberri de la ciudad de México. Un libro muy emotivo que muestra el alma desnuda del gran muralista preso en aquel entonces.

He leído varios de los libros escritos por el gran periodista que fue Scherer. Uno que tengo pendiente es Los presidentes. Lo leeré en la edición próxima que ya incluirá textos sobre los últimos cuatro jefes del poder ejecutivo federal.

Su libro Vivir me mostró a un hombre íntegro. Revela en éste algunas situaciones personales. Entre otras relata su amistad con el profesor Carlos Hank González, la amistad que era de ambas familias, y como terminó ésta al pretender el político mexiquense entregarle como regalo un auto nuevo y de lujo. Se acabó la amistad.

Puedo asegurar que el periodismo que hizo e impulso Scherer me ha permitido conocer el extenso país que es México, lo complejo de sus relaciones. Lo corrupto de sus políticos, de distinto signo partidario.

Scherer también me mostró que un hombre íntegro puede cruzar el pantano sin manchar su plumaje como dijo el poeta Salvador Díaz Mirón:

Hay plumajes que cruzan el pantano
y no se manchan... ¡Mi plumaje es de esos!

El miércoles 7 de este mes, Julio Scherer García partió para siempre. Nos queda su legado hemerográfico y sus libros. Un buen homenaje a su memoria es leerlos.