domingo, marzo 30, 2014

La Habana / Veracruz, Veracruz / La Habana

Las dos orillas

La Habana
Veracruz













Con mi agradecimiento para Alicia y Reynier, amigos de La Habana.
Para mis hijos, David –residente de La Habana- y Carlos,
quienes vivieron sus primeros años en el puerto de Veracruz.


El agua los limita y los acerca. El mar Caribe rodea la isla cuya capital y puerto principal es La Habana. El Golfo de México, que en la inmensidad se funde y es uno solo con el Caribe, baña el continente. Una de las puertas del continente es el puerto de Veracruz. Ambos puertos se han desarrollado en forma paralela. Este libro de ensayos sobre los distintos tópicos de La Habana y Veracruz es un acercamiento a sus historias, que en alguna época fue una misma historia.

Atlántico, Caribe y Golfo de México son un solo mar. ¿Cuántos siglos hace que el hombre llegó a Mesoamérica y cuántos que llegó a la isla de Cuba? Muchos, tantos que no sabemos ciertamente cuantos. Otros hombres, provenientes de los puertos de España llegaron a la isla de Cuba y de allí al continente Americano. En el siglo XVI se inició la construcción del puerto de La Habana –San Cristóbal, porque todo lo español llevaba nombres de santos y santas-. En 1519 arribaron a la costa del Golfo los navíos de los españoles que procedían de Cuba. El día 22 de abril de ese año desembarcaron en la playa frente a la isla de San Juan de Ulúa. Fundaron por primera vez el puerto de la Villa Rica de la Vera Cruz. Este puerto tendría otras dos sedes: lo que ahora es la Antigüa, en la margen del río que lleva el mismo nombre, y Villa Rica, más al norte, cerca de Laguna Verde. Y luego volvieron al primer sitio. Y allí permanece.

Ambos puertos fueron importantes para el tránsito de personas de Europa a América hasta principios del siglo XX. También lo fueron para el tráfico de mercancías en ambos sentidos. La más importante misión de la ruta Veracruz – La Habana – puerto español  fue el traslado del oro y la plata extraída de las minas de la Nueva España – México- y también los metales preciosos provenientes de Sudamérica. De Europa a América legaron por esa ruta: ganados, plantas, aceites, vinos y otros productos elaborados. El déficit benefició en mucho al país imperial.

En esas naves que surcaban esa ruta llegaron las noticias de lo que acontecía en Europa y las nuevas ideas de organización social y política. Por ello se supo sobre la Revolución Francesa y sus consecuencias sobre el imperio francés. Sobre la invasión de Francia a España y la dimisión de su rey. Y es precisamente esta circunstancia que favorece el desarrollo de la idea de la independencia de las naciones americanas. La Nueva España sucumbe a principios del siglo XIX y surge una nueva Nación: México. Cuba sigue siendo territorio del Imperio Español hasta finales del siglo XIX. Finalmente Cuba logra su independencia de España, pero cae en el dominio de la potencia emergente de principios del siglo XX, los Estados Unidos.

México inicia su vida independiente y se ve convulso por sus guerras internas, luego la invasión francesa. Y es La Habana –bajo dominio español- el refugio temporal de dictadores como Antonio López de Santaana o liberadores como Benito Juárez. Superada la invasión francesa y el imperio de Maximiliano de Habsburgo, llega un periodo de calma a México. Enseguida se instaura la larga dictadura del caudillo liberal Porfirio Díaz. Al final del siglo XIX, Cuba lucha por su independencia de España. El héroe José Martí viene en busca de apoyo a México, se entrevista con Díaz y éste le otorga un apoyo económico.

Cuba se independiza de España a fines del XIX. Cuba es dominada y gobernada por EE UU a principios del siglo XX. Los cubanos se van habituando a algunos rasgos de la sociedad gringa.

Y transcurre la primera mitad del siglo XX. México se convulsa más de una década en la Revolución. Se inicia una nueva etapa con una Constitución, avanzada para su época, que establece derechos sociales: tierras a los campesinos, asociaciones obreras y un proceso de educación impulsado por uno de los grandes maestros americanos, José Vasconcelos. El poder político emanado de la Revolución es usufructuado por un solo partido político. Surge una incipiente clase media.

Cuba pasa de un gobierno dictatorial a otro, con breves temporadas de democracia. A mediados del siglo XX surge un grupo revolucionario que emerge el 26 de julio de 1953 para combatir al dictador Fulgencio Batista, quien se hizo del poder por un golpe de estado en vísperas de elecciones. Tras una derrota los revolucionarios son encarcelados y luego salen al destierro. En México se preparan, consiguen recursos y amigos. Parten la noche del 25 de noviembre de 1956 en el yate Granma. Llegan al oriente de la isla. Los sobrevivientes se internan en la Sierra Maestra. Su guerrilla se extiende. Triunfan el 1 de enero de 1959. Y desde entonces a estos días esos triunfadores gobiernan Cuba.

Pocos países son solidarios con Cuba y su Revolución. México lo es. Se mantiene así el lazo de unión iniciado en el siglo XVI. Y el intercambio sigue.

De Cuba llegan: béisbol, danza, música y canto. El danzón pasa de los salones de La Habana a los parques de Veracruz. Peloteros de La Habana y otras ciudades de Cuba, lanzan y batean en el puerto jarocho. Y la rumba, llega y se queda. El son montuno es apreciado en el puerto de Veracruz, donde prevalece el son jarocho. De la música y la danza surge el carnaval. Habaneras deleitan a jarochos en el carnaval veracruzano. En La Habana el carnaval es una fiesta para celebrar a la Revolución y se hace en julio.

La Habana y Veracruz, dos puertos donde la alegría es continua. Los habaneros llevan la música por dentro y la danza a flor de piel. Los jarochos terminan un carnaval e inician a preparar el del año siguiente.

Y el mar Caribe y el Golfo de México siguen siendo un mar inmenso.

La Habana:



Veracruz:




Título: La Habana / Veracruz, Veracruz / La Habana
Autores: Bernardo García Díaz y Sergio Guerra Vilaboy, coordinadores
Editorial: Universidad Veracruzana y Universidad de La Habana
Edición: Primera, primera reimpresión, septiembre de 2010.


Gracias a Alicia y Reynier por el excelente regalo:



jueves, marzo 27, 2014

Impresiones de viaje

Traducción libre del diario de un zuavo,
encontrado en su mochila, en la acción de Barranca Seca.



Ver la vida diaria poniéndose en las botas de otro. En este libro el autor se pone en la botas de un soldado del ejército francés cuando invadía el territorio mexicano en 1861 – 1862. Ver el paisaje desde la perspectiva de otro. Emocionarse con lo que el otro va viendo por primera vez. El ejercicio lo hizo Guillermo Prieto y lo publicó por primera vez, por entregas, en La Chinaca, periódico escrito única y exclusivamente para el pueblo.

A principios del 1862, México estaba más que amenazado por la invasión de la alianza de España, Inglaterra y Francia. El gobierno del Presidente Benito Juárez, por medio de su representante Manuel Doblado logró un tratado que se firmó con los representantes de esos países en el pueblo de Soledad, en las llanuras veracruzanas. Así, se retiraron España e Inglaterra. Francia persistió e inició el avance en el territorio nacional. Muchos de los soldados del ejército francés eran de origen africano, de Argelia, y estos soldados integrados en batallones especiales fueron conocidos como suavos.

Uno suavo nos va describiendo lo que mira y le asombra. El paisaje de llanura costera que va ascendiendo suavemente hasta la falda de la gran cadena montañosa en la que destaca el Citlaltepetl, con sus nieves permanentes. Sus ojos van descubriendo nuevas plantas y árboles, flores de colores y aromas intensos. Y la agreste montaña por la que tienen que ascender ante el fuego de la defensa del ejército mexicano. Llegar a esa nueva altura y verse en un valle inmenso, con todos los tonos posibles del verde natural.

Y el avance en su batallón. Su objetivo la ciudad de Puebla. Los preparativos militares para el ataque y hacerse de esta ciudad. La derrota estrepitosa. La huida y la vergüenza. No fueron en esa batalla el ejército invencible que creían ser. Perdieron. Y en la retirada el soldado suavo perdió su mochila.

Guillermo Prieto se encuentra la mochila y en ella el diario del suavo y traduce para sí mismo. Luego comparte con sus lectores de La Chinaca. Para que el pueblo se entere de la visión del otro, del que ha invadido su país. Es la guerra en los ojos y pensamientos del otro. Prieto se metió en las botas de soldado del ejército invasor y supo así como vivieron la derrota.

Interesante y breve libro que nos permite conocer detalles de la invasión francesa en el siglo XIX.


Título: Impresiones de viaje
Autor: Guillermo Prieto
Editorial: Almadía - Conaculta
Edición: Primera, noviembre de 2013.

sábado, marzo 08, 2014

Cien tangos de oro



Nostalgia. Pura nostalgia. Y sin embargo encontré en esta selección de los 100 mejores tangos, a decir de los bonaerenses, uno que me ha gustado desde la primera vez que lo escuché. Y aquí lo copio:

Volver

Letra de Alfredo Le Pera
Voz de Carlos Gardel

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos,
van marcando mi retorno.
Son las mismas que alumbraron,
con sus pálidos reflejos,
hondas horas de dolor.
Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor.
La quieta calle donde el eco dijo:
"Tuya es su vida, tuyo es su querer",
bajo el burlón mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver.

Volver,
con la frente marchita,
las nieves del tiempo
platearon mi sien.
Sentir, que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.
Vivir,
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo,
que lloro otra vez.

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.
Tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
encadenen mi soñar.
Pero el viajero que huye,
tarde o temprano detiene su andar.
Y aunque el olvido que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guarda escondida una esperanza humilde,
que es toda la fortuna de mi corazón.


Y me emociona. De pronto me veo retratado en algunas de sus líneas. Un día de hace pocas semanas me encontré este bello libro de tangos, estaba de remate en pocos pesos, menos de veinte. Y hace tres noches lo vi, lo leí. Y me encontré en algunas de las frases de este tango. Y cuando salgo a las calles de la ciudad en que nací y de la que me ausenté más de tres décadas y tres años y a la que he vuelto, siento que La quieta calle donde el eco dijo: "Tuya es su vida, tuyo es su querer".

También me gustan de este libro: Nostalgias y El día que me quieras, éste inspirado en un poema cursi, a decir de quien hizo la selección, del mexicano Amado Nervo.

Y me acuerdo de otro tango que no está en este libro bonaerense, porque lo escribió el mexicano Agustín Lara. Y aquí lo copio:

Arráncame la vida

Música: Agustín Lara
Letra: Agustín Lara

En estas noches de frío, de duro cierzo invernal,
llegan hasta el cuarto mío las quejas del arrabal.
En estas noches de frío, de duro cierzo invernal,
llegan hasta el cuarto mío las quejas del arrabal.

Arráncame la vida
con el último beso de amor,
arráncala, toma mi corazón...
Arráncame la vida
y si acaso te hiere el dolor,
ha de ser de no verme,
porque al fin tus ojos
me los llevo yo.

La canción que me pides te la vengo a cantar,
la llevaba en el alma, la llevaba escondida
y te la voy a dar.


Los tangos son nostalgia. Son recuerdos. Y también son anhelos.


Título: 100 tangos de oro
Selección y notas: César Evaristo
Editorial: Ediciones Lea
Edición: Primera, 2006.

viernes, febrero 28, 2014

El cerebro de mi hermano



La fortaleza del lazo fraterno es mucho más grande que todas las diferencias de cualquier índole. El hermano menor nos comparte las vivencias comunes con su hermano mayor durante los últimos años de la existencia de éste y va intercalando algunos recuerdos de la niñez y de la vida familiar. Es el relato sobre los últimos años de la vida de José María Pérez Gay –filósofo, escritor y diplomático- que nos hace su hermano Rafael.

Después de una caída en la que resulta lesionado de una cervical José María recurre a su hermano, llamándole por teléfono. A partir de ahí la vida será muy distinta y dolorosa. Estudios, hospitalización y cirugía. Y no hay un alivio completo. Previamente hay otros síntomas: cansancio agotador, confusión de palabras, olvidos. La vida que se va agotando, como una fuente que se seca. Así el cuerpo llega a perder la capacidad de expresión oral, surgiendo nuevos modos de comunicación, hasta llegar al parpadeo.

Entre el cajón de recuerdos del autor va encontrando momentos clave en la vida de su hermano. Su partida a Alemania, cuando tenía 21 años y una vida por delante, a seguir sus estudios. Para él es un recuerdo infantil, tenía sólo 7 años. Las cartas que recibía su madre del hijo ausente y las respuestas de él, desde el otro lado del mar, cuando viajar esa distancia no era frecuente en nuestro país.

Entre los recuerdos juveniles del autor nos describe el asalto al Foro Isabelino –en el centro de la ciudad de México- y su conversión en foro de expresión del Centro Libre de Expresión Teatral y Artística –CLETA-, donde muchos jóvenes se refugiaron después del derramamiento de sangre de 1968.

Y el paso del tiempo. Y al recordar uno de los viajes en familia con su hermano, su cansancio casi infinito, muy prematuro para su edad. Y un sueño irresistible que lo hacía dormir incluso contemplando un cuadro de Van Gogh en un museo parisino. Un sueño tan intenso que pudo ser el preludio de la prolongada enfermedad que fue minando las capacidad de José María hasta llevarlo a la muerte a los 70 años.

Los caminos que se cruzan. El autor fue uno de los miembros de CLETA que mediante el teatro y otras expresiones artísticas difundían sus ideas de izquierda radical, incluyendo el apoyo a grupos de campesinos y obreros en lucha. Y luego la academia, la literatura, la difusión cultural, quizá la calma. El hermano mayor fue primero por la formación académica rigurosa, la diplomacia y la literatura y en su madurez plena optó por la política. Apoyó la candidatura de Andrés Manuel López Obrador y dedicó a la campaña una buena parte de su tiempo y prestigió. Luego siguió en la rebelión ante el fraude electoral. Y sobrevino la discrepancia, tal vez el enfrentamiento, entre los hermanos. De la misma manera que en la sociedad mexicana se debatió sobre la elección presidencial de 2006 y se formaron bandos, así sucedió con los hermanos Pérez Gay. Rafael confiesa que también votó por López Obrador, pero que no se demostró el fraude. Llama al excandidato presidencial de la izquierda Líopez y el hermano mayor le dice que no le llame así. Finalmente Rafael, el autor, reconoce la actitud de López Obrador con su hermano. Cito:
No tengo ningún interés en estas páginas de convencer a nadie ni persuadir y vencer con los filos de las opiniones definitivas, lo traigo a cuento porque el asunto ocupó un capítulo de nuestra vida y nuestra hermandad a prueba de balas. Sé por supuesto que Andrés Manuel López Obrador se portó con Pepe como un hermano en los momentos más difíciles de su enfermedad, con una solidaridad impagable y sin la vanidad que lo domina en la plaza pública, cuando le vuela el pelo el viento del caudillismo.

Un libro breve y profundo. Nos acerca al conocimiento del cerebro y su función esencial en la vida diaria. La larga enfermedad de José María Pérez Gay le permitió a su familia, como su hermano Rafael nos lo camparte en este libro, acompañarlo en ese trance en que se pierde la vida en pequeñas partes.

Su lectura me ha hecho recordar la muerte súbita de mi hermano mayor –médico cirujano- hace 21 años y de alguna manera también la muerte súbita de mi padre –maestro y campesino- hace menos de tres meses. No todos podemos ir asimilando gradualmente la pérdida de seres queridos, a algunos nos sorprende de repente. Y seguimos viviendo.


Título: El cerebro de mi hermano
Autor: Rafael Pérez Gay
Editorial: Seix Barral
Edición: Primera, primera reimpresión, febrero de 2014.


sábado, febrero 08, 2014

El universo o nada

Biografía del estrellero Guillermo Haro



Vivimos iluminados la mitad de la vida por una estrella. ¿Cuántas estrellas hay en el universo? ¿Cómo se forman y extinguen las estrellas? Algo de lo que se sabe sobre las estrellas fue visto en el firmamento por Guillermo Haro en muchas noches de observación con telescopios en distintos lugares del mundo. En este libro Elena Poniatowska nos platica sobre la vida del investigador de estrellas, que también fue su esposo. En tanto, y quizá sin saberlo, vamos viajando alrededor de una estrella: El Sol.

La infancia en una casa campestre, donde había vacas que se ordeñaban para obtener la leche y nutrirse. La adolescencia huérfano de madre y mudado, junto con sus hermanos y hermanas, a la casa paterna. Las primeras amistades entre las que se distingue una que solo se extinguirá con la muerte. La juventud en rebeldía con un medio socioeconómico desigual. La incursión en la difusión de ideas de cambio entre grupos de obreros, mediante una revista hecha por sus amigos y maestros.

Una amistad nacida de la afinidad ideológica con José Revueltas –escritor y luchador social-. El aprendizaje de las charlas con el padre de su amigo Hugo Margain, el doctor Cesar Margain. La poca comunicación con su padre. Y la partida a realizar estudios de astronomía en la Universidad de Harvard.

Su trabajo en el observatorio astronómico de Tacubaya. La creación del, entonces nuevo, observatorio en Tonantzintla, Puebla. La construcción de éste y su equipamiento. Sus trabajos de observación en sucesivas noches, incluyendo las madrugadas. La búsqueda de un nuevo espacio para otro observatorio y su  localización en la sierra de San Pedro Mártir, Baja California. Los trabajos de exploración y luego el inicio de la construcción. Su separación de este proyecto. Y luego la búsqueda de otro espacio para construir otro observatorio, éste en Sonora, en las cercanías de Cananea.

La conversión del observatorio de Tonantzintla en la sede del Instituto de Astrofísica, Óptica y Electrónica –INAOE-. La creación de este instituto, separado de la estructura de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM-. La promoción del desarrollo profesional de jóvenes investigadores y su especialización en universidades del EE UU y Europa. Su regreso a la UNAM.

La convivencia, los fines de semana, con sus pequeños hijos. La introducción de ellos a las ciencias exactas. Su difícil forma de convivir con su familia. Sus relaciones con sus amigos.

Guillermo Haro Barraza dejó un legado sobre el conocimiento del firmamento que nos invade y en el que viajamos en nuestra gran nave, nuestro planeta la Tierra. Vamos viajando rodeados de millones de estrellas.


Título: El universo o nada
Autora: Elena Poniatowska
Editorial: Seix Barral
Edición: Primera, octubre de 2013.



En la edición 2013 de la Feria Internacional del Palacio de Minería, en la escalinata principal del Palacio de Minería se rindió homenaje a los escritores fallecidos en el último año. Especialmente se destaca al astrónomo Guillermo Haro Barraza con un busto.