viernes, agosto 25, 2006

Sergio Pitol



Homenaje a Sergio Pitol, premio Cervantes 2005

Ayer, al terminar la tarde, en el Teatro del Estado, se rindió homenaje al distinguido escritor, residente de Xalapa, Sergio Pitol, por haber sido galardonado con el premio Cervantes, máximo reconocimiento que se otorga a quienes escriben en español.

Un hombre se detiene frente al portón de un edificio de ladrillo rojo... Ésta es la primera línea de la escritura de Pitol que leí por primera vez, cuando conocí su obra. Así inicia El desfile del amor, que leí en 1989. Hace pocos meses, cuando estaba trabajando en la ciudad de México, pasé, abordo de un taxi, fente al edificio que evoca el escritor en esta obra. Así me acerqué a la narrativa del homenajeado.

Hace algunos años, en una edición de la Feria del Libro Universitario, me encontré de pronto frente al escritor en uno de los pasillos entre los stands. Lo saludé. Así lo conocí. En aquella ocasión me firmó su libro La vida conyugal.

La segunda vez que lo vi fue en el templete colocado en la Plaza Lerdo de Xalapa, acompañando a Andrés Manuel López Obrador en su campaña previa a la Presidencia de la República. Luego lo volví a ver en la Feria del Libro Infantil y Juvenil. Hace pocos domingos lo vi nuevamente, esta vez en el Zócalo de la ciudad de México, al lado de Carlos Monsiváis, su amigo entrañable, solidarios, como millones de mexicanos, con nuestro candidato.

Ayer volví a ver al gran escritor. En el estrado donde se le hizo homenaje, al lado de un gran retrato suyo, lo acompañaron y leyeron textos elogiando su obra y a el mismo: Margo Glantz, Juan Villoro y Enrique Vila-Matas. También se leyeron textos preparados para esta ocasión de Antonio Tabucchi y Carlos Monsiváis.

En un audiovisual se leyó un fragmento de su obra, donde evoca su niñez y la remembranza de cuando vio por primera vez, en una revista, Peces rojos de Matisse. Y luego cuando vió el original en un museo de Moscú.



Él con una voz que le costaba emitir, por estar enfermo de su garganta, agradeció a todos su presencia, especialemnete a quienes fueron sus compañeros de kinder-garden allá en las cercanías del ingenio El Potrero. Luego todos de pie le aplaudimos largamente.

Terminado el acto me acerqué con la intención de saludarlo, imposible. Saludé allí a mi amiga y compañera de trabajo, sobrina del escritor, Violeta y sus hijos pequeños, todos muy felices. Su tío es el Premio Cervantes. Su tío es Sergio Pitol.

7 comentarios:

Angeek dijo...

¡Qué afortunado eres!
Tener un autógrafo de Pitol!
A mi también me gustan los peces rojos
¡Saludos!

Clarice Baricco dijo...

Refugiarse con Pitol...¿qué más pedir?

Saludo soleado

Lunaria dijo...

No he leido nada de él, pero lo añado a mi lista de pendientes, uf, cada vez es más larga.

Loredana dijo...

he is the best!!!

Mafer dijo...

Uy, encuentro más coincidencias en tu blog. Yo escribí una tesis sobre Sergio Pitol y lo vi en Madrid cuando vino a recibir el Premio Cervantes. Hice mi tesis, justamente, sobre El desfile del amor! Qué buenas coincidencias. Es un gran escritor, el que más me ha influenciado y gracias al cual he leído a muchísimos más escritores. Saludos! Mafer

lucas dijo...

hola soy lucas y todos ustedes son putos

Anónimo dijo...

soy lucas de nuevo putos chupa pijas trolos