jueves, septiembre 09, 2010

Independencia de México


Palabras pronunciadas en la
inauguración de la exposición
de replicas de grabados del
Taller de Gráfica Popular sobre la
Independencia de México


Mexicanos al grito de guerra es la primera línea de nuestro Himno Nacional.

Los hitos de la historia de nuestra Nación están marcados con guerras. Una guerra de conquista española con aliados autóctonos dio fin al imperio dominante en estas tierras mesoamericanas. El 13 de agosto de 1521 cayó Tenochtitlán en poder de los conquistadores y fue aprehendido Cuauhtémoc, el último emperador Mexica. Las ciudades antigüas fueron destruidas. Los indios fueron sometidos y esclavizados, algunos se rebelaron. Se impuso una religión y se dio un idioma distinto. La Nueva España surgida de la conquista fue una sociedad de castas. En la base de la pirámide los indios, los mestizos y los negros que fueron traídos como esclavos. En la cúspide de los blancos se marcó una diferencia, los peninsulares en el poder y los criollos relegados de éste. Así trascurrieron tres siglos de coloniaje.

Los criollos relegados del poder novohispano intentaron acceder a éste sin éxito. Hace doscientos años se conspiraba para obtener el poder. Un párroco de pueblo, ilustrado y valiente, fue el personaje central. Josefa Ortiz de Domínguez, poderosa esposa del corregidor de Queretaro, acogía a los conspiradores en tertulias y dio el aviso de que la conspiración había sido descubierta, algunos la habían traicionado. Antes del amanecer del 16 de septiembre de 1810, en el pueblo de Dolores, Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla y de Gallaga, al frente de un ejército improvisado de peones, herreros, alfareros, campesinos, presidiarios por él liberados y la disposición de algunos militares criollos, dio el grito de guerra al mal gobierno. Es el hito que marcó el inicio de la Nación mexicana actual. Hidalgo con su improvisada tropa avanzaron alcanzando victorias hasta que fue derrotado, aprehendido y sacrificado. Su cabeza cercenada fue exhibida pretendiendo extinguir el anhelo de libertad.

José María Morelos y Pérez Pavón recibió el mandato de Hidalgo para crear un ejército y liberar el sur. Así lo fue haciendo. Emitió los Sentimientos de la Nación diciendo: Que la América es libre e independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía, y que así se sancione, dando al mundo las razones. Que como la buena Ley es Superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el Jornal del pobre, que mejoren sus costumbres, aleje la ignorancia, la rapiña y el hurto. Convocó al primer Congreso Constituyente del cual formó parte. Ese Congreso promulgó en Apatzingán el 22 de octubre de 1814 el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, nuestra Primera Constitución. También fue aprehendido y sacrificado.

María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador, jovencita, huérfana, ilustrada, heredera de un inmensa fortuna, prefirió, ante las frivolidades y oscurantismo de la sociedad novohispana, luchar por la libertad. Puso su fortuna para armar a los libertadores. Ella utilizó el arma más poderosa: la palabra. Escribió y publicó sus ideas libertarias. La primera hija que engendró con Andrés Quintana Roo, también insurgente, nació en una cueva donde se resguardaban de la persecución de la inquisición.

Larga fue la guerra de independencia. De España llegó en 1817 uno de los primeros internacionalistas del mundo: Francisco Xavier Mina. Su sangre regó nuestras tierras por la libertad.

La persistencia de Vicente Guerrero mantuvo la guerra al mal gobierno. Su tenacidad logró la independencia, teniendo como aliado oportunista a Agustín de Iturbide, con quien, escriben historiadores documentados, no se dio ningún abrazo porque no se reunión con él en Acatempan, un emisario del Insurgente fue quien pactó con el militar realista. La guerra concluyó y se firmó el Acta de Independencia el 28 de septiembre de 1821. Después del desastroso imperio de Iturbide, fue nombrado el Primer Presidente, José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix -Guadalupe Victoria-. Él, durante la guerra, triunfó a lado de Morelos en la toma de Oaxaca.

Estos episodios y personajes de la Guerra de Independencia están retratados en los grabados de los artistas del Taller de Grafica Popular. Esta memoria, que ahora la tecnología nos permite reproducir, es parte del gran acervo cultural que tenemos los mexicanos y herencia de las mejores tradiciones plásticas nacionales.

Alfareros, curtidores, herreros, peones de hacienda, desposeídos y algunos ilustrados y pudientes, todos ellos patriotas valientes, lucharon por la Independencia hasta obtenerla. A 200 años del inicio de esa gesta de libertad, los mexicanos de este siglo XXI tenemos el deber de hacer que nuestra Nación sea prospera. Que todos tengan oportunidades, para superar la pobreza y dejar de ser una de las naciones más desiguales del mundo, lo que es ofensivo. Que todos los niños y jóvenes tengan oportunidades de estudiar. Que mujeres y hombres sean productivos, cultos y felices. Todo esto lo podemos hacer trabajando intensamente, participando, ejerciendo nuestros derechos, siendo solidarios, y organizándonos para ser una sociedad auténticamente democrática. Y lo podemos hacer en paz.


Exposición de replicas de grabados del Taller de Gráfica Popular sobre la Independencia de México

Doble click para ver a pantalla completa

Al finalizar el evento de inauguaración se entonó el Himno Nacional:

1 comentario:

Clarice Baricco dijo...

Recordándome más historia.

Abrazos.