domingo, febrero 18, 2007

Biblioteca Andrés Henestrosa


El primer libro que reseñe este año fue escrito por Andrés Henestrosa, un viejo que ha cumpildo cien años, mismos que le celebraron en Oaxaca de Juárez el 30 de noviembre de 2006, día en que los cumplió. También fue publicado su libro Andanzas, sandungas y amoríos, como parte del homenaje.

Henestrosa, además de vivir muchos años, escribir mucho, donó a los oaxaqueños su acervo. Éste se encuentra en la biblioteca que lleva su nombre y ocupa las salas de la planta baja de la Casa de la Ciudad, ubicada en el número 115 de la calle Porfirio Díaz. Una casona de la época colonial pintada en su fachada de amarillo. Las salas de esa casona confluyen a los corredores interiores, éstos con los típicos arcos, todo el interior está pintado de blanco, excepto la cantera labrada, cantera verde, como de jade.

Uno de los últimos días de diciembre pasado recorrí esa biblioteca. En los anaqueles vi una colección, creo que completa, de la revista La palabra y el hombre que edita o editaba, no estoy seguro, la Universidad Veracruzana. Muchos otros libros.

En una de las salas se exhibían algunas de las primeras ediciones de los libros ecritos por Henestrosa, entre ellos el primero que publicó: Los hombres que dispersó la danza, una colección de leyendas zapotecas que el autor conoció de niño, allá en Ixhuatán, un pueblo huave del Istmo de Tehuantepec, donde nació.

Andrés Henestrosa sigue viviendo con sus cien años a cuestas. Los residentes y visitantes de Oaxaca de Juárez pueden conocer su acervo en esta biblioteca, como debiera haber muchas en todo México.

3 comentarios:

Diego dijo...

Gracias por compartir algunas de las bellas líneas de Henestrosa, ya lo tengo en cuenta. Un abrazo cálido por allá.

Clarice Baricco dijo...

Espero visitarla pronto.
Ansias por ir a esa tierra.

Abrazos

Juana Gallo dijo...

Gracias por abrirnos una ventana a la biblioteca de Henestrosa...

Saludos