domingo, mayo 27, 2007

Cantor del cantar eterno


Éste es un homenaje a Carlos Gardel. Es un poemario escrito por Ángel Bonifaz Ezeta. Un poeta que escribe para hacer homenaje al cantor de tangos que fue Gardel. Al igual que los tangos, estos poemas son nostálgicos, son un tributo a la tristeza.

La tristeza es un estado del ser humano, ¿cómo se llega a él? seguramente sin quererlo ni buscarlo, simplemente la vida lleva al hombre o a la mujer a ese estado de tristeza. Una bella forma de vivir la tristeza, para mitigarla, para hacerla menos hasta que ya no sea, son los tangos. Un conjunto de poemas para uno de los mejores cantantes de tango es también un paliativo a la tristeza.

Cito de lo escrito por Bonifaz para Gardel:

El siglo veinte, la locura
del cambalache; la obscura,
la aborrecible técnica;
los ordenadores avasallantes
y los sucios trucos del Software
persiguen el secreto,
las claves de la voz de Gardel.

El paladar, los dientes.
los labios, son medidos,
reconstruidos,
reducidos a inútiles
modelos matemáticos.

Se trata de conocer al fin
el secreto del canto,
de descifrar sus claves exactas,
sus correlaciones perfectas
y desmontar el instrumento
mágico del cantor

Algún loco sueña tal vez
dar la vos de Gardel a un coro clónico
en una pesadilla de realidad virtual…

Y sigo citando:

Y mi vida que ha sido ya contada
en alguno de tantos tangos insignes
cuya historia obscura no fue
ni pudo ser la mía,
consume, finalmente las horas y los días
escuchando a Gardel, mirando los crepúsculos,
disipando mis dudas existenciales
y mis angustias metafísicas.

Canta Gardel; percibo la gracia de su voz
y la sabiduría prolija de los tangos
redondos como los ciclos de la vida
y los silogismos arrancados al pensamiento.

Canta Gardel. Yo escucho.
Cuando canta me duele lo que pienso.
Me duelo: luego existo.

Preguntadle a cualquiera y dirá como yo
que cuando canta Carlos Gardel
también, en voz muy baja, el que lo escucha,
canta
y libera del pecho amurallado
los secretos del tango

Es el tango un mensaje cifrado.

Solamente cuando canta Gardel
hasta la última clave se descifra
descubierta por un trémolo mágico.

Esta semana que inicia, escucharé algunos tangos.


Título: Cantor del cantar eterno
Autor: Ángel Bonifaz Ezeta
Editorial: Instituto Veracruzano de Cultura
Edición: Primera. Junio de 2001.

La imagen fue tomada del blog Encendida en Buenos Aires de Malena Ezcurra. Gracias Malena.

3 comentarios:

MaleNa dijo...

Maravillosa evocación amigo mío, al ritmo de gotán.
Así es, el hombre y su nostalgia, siempre recordando, añorando, que mejor manera de canalizar esos sentimientos en letras, en paisajes.
En arte pleno.

Te abrazo como siempre, buena semana.



Pd. mil gracias, por tu generosidad.

Lorena dijo...

Muy buenos los tangos, ya pondré alguno en mi blog...
saludos!

Clarice Baricco dijo...

Tomo nota del libro.
Mientras a escuchar un tango.

Abrazo