domingo, agosto 12, 2007

La mafia nos robó la Presidencia

“Solo le han quitado una pluma a nuestro gallo”


La disputa por la Presidencia de México en el proceso electoral de 2006 es descrita por Andrés Manuel López Obrador desde su privilegiada posición de candidato favorito según las encuestas previas al día de la votación. El nos da su versión de lo sucedido en esa elección, la más disputada en la vida moderna del país.

En el primer capítulo narra su vida en Tabasco, su tierra natal. Su vida estudiantil en la ciudad de México para obtener la licenciatura en ciencia política. Su relación con el poeta y político Carlos Pellicer, a quien considera su maestro. Su incursión en la política de Tabasco por medio del Partido Revolucionario Institucional –PRI-, del que fue dirigente estatal y quiso democratizar sin lograrlo. Su salida del PRI y de Tabasco. Su paso por la burocracia gubernamental en la capital del país. Su regreso a Tabasco en busca de la gubernatura, por medio del Partido de la Revolución Democrática –PRD-. El éxodo por la democracia como protesta por el fraude electoral y la denuncia de la costosísima campaña del candidato del PRI, que se quedó con la gubernatura.

En el segundo capítulo aborda su paso por la dirigencia del PRD, presidiendo este partido. El crecimiento de su organización como opción política para los mexicanos. El ingreso y postulación a gubernaturas y diputaciones a políticos que saliéndose del PRI, como él, se acercaron al PRD. Los triunfos de los primeros candidatos a gubernaturas estatales. Describe esas postulaciones y conversión partidaria con un pragmatismo que en algunos casos resulta cuestionable, presenta entretelones de la política mexicana que explica, a su manera, ese pragmatismo que ha sido criticado por intelectuales y sectores de la izquierda.

La tercera parte del libro está dedicada a su postulación y triunfo electoral para ser, a partir de diciembre del año 2000, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, segundo puesto político de importancia en México. Sus discrepancias con el gobierno federal encabezado por Vicente Fox. Sus programas de rescate del centro histórico de la ciudad de México y las principales avenidas: Paseo de la Reforma y Juárez, que mostraban los deterioros sufridos desde los sismos de 1985, la construcción del segundo piso en la parte sur y poniente de la ciudad. Sus programas de atención a ancianos, madres solteras y jóvenes estudiantes, destacando la formación de la Universidad de la ciudad de México. La persecución del gobierno federal por oponerse al pago de indemnizaciones multimillonarias por decisiones de jueces corruptos, como el caso del paraje San Juan, que finalmente fue resuelto sin pagar ni un solo peso a nadie. La parte álgida fue el desafuero, por un incidente judicial mínimo y que el juez al que se le presentó el caso devolvió a la Procuraduría General de la República por haber sido violados sus derechos al ser pagada una fianza sin su consentimiento y por no reunir los requisitos para iniciar un juicio. El gran apoyo popular que recibió, éste manifestado en una multitudinaria marcha en las principales avenidas de la ciudad el domingo 24 de abril de 2005 que mostró el repudio de más de un millón de ciudadanos a la actitud del gobierno federal (a esa demostración ciudadana acudí junto con mi familia). Su regreso al gobierno del Distrito Federal –DF- a continuar en el puesto para el que fue electo. Su salida del gobierno del DF para ser postulado a la Presidencia de la República.

La República es el capítulo final. Es el recuento de los hechos relacionados con la campaña por la Presidencia en la que López Obrador era el candidato con la mayor aceptación entre el electorado al iniciar el proceso y en los días previos al 2 de julio de 2006. Las protestas ciudadanas por el resultado dado a conocer por el Instituto Federal Electoral, que inicialmente establecieron la diferencia de votos entre los candidatos más votados en más de 1% y en el conteo oficial en 0.58%. Las marchas multitudinarias en la ciudad de México (participe con mi familia el domingo 16 de julio). La instalación de un plantón en el Zócalo, la principal plaza del país, las avenidas Madero, Juárez y Paseo de la Reforma, obstruyendo el tráfico vehicular (con el plantón en las calles no estuve de acuerdo). Algunas revelaciones como la reunión con los dueños de Televisa en la que el principal accionista, Emilio Azcárraga Jean le preguntó si expropiaría su televisora y él le da la seguridad que no estaba esa acción en su proyecto de gobierno, fue parte de la campana negra de la derecha para desprestigiarlo.

Describe paso a paso lo que vivió el día de la elección hasta el desenlace posterior al fallo del tribunal electoral del Poder Judicial de la Federación que le negó el triunfo. Una parte de las revelaciones es fundamental para entender el fraude electoral cometido. Negando el tribunal la demanda ciudadana encabezada por la coalición Por el Bien de Todos, de realizar un recuento voto por voto, casilla por casilla, este únicamente fue realizado en el 9%, detectándose en ese recuento parcial que hubo casillas, cuyos votos fueron recontados, que tenían anomalías graves y por lo que debieron anularse, esas anomalías consistían en haber más votos que votantes, esto es, en palabras de una de las sentencias del propio tribunal: votos espurios, y en otras casillas votos faltantes de acuerdo a la lista de electores y los datos de las actas de los votos supuestamente recibidos y no encontrados en el recuento. Si el tribunal hubiese cumplido con lo establecido por la ley de la materia y su propia sentencia previa para efectuar el recuento parcial, anulando esas casillas, el resultado que debió dictar como sentencia es que el ganador de la elección, con una diferencia de 526 mil votos, mas de 1%, fue Andrés Manuel López Obrador y la historia y el presente serian distintos. No es así, porque el tribunal otorgo el triunfo al candidato de la derecha, con una diferencia de 0.52%. Por esto esa elección es calificada por millones de mexicanos como un fraude.

Leer estas memorias de Andrés Manuel es introducirse a los manejos de la política en nuestro país en áreas que no son del dominio público, por estrategia del gobierno, de la derecha y sus medios de expresión, fundamentalmente electrónicos, que utilizan una concesión del Estado, como la televisión y la radio, para mantener sus privilegios. Es la versión de quien encabeza a la oposición de izquierda en México, que no se amedrenta ante el poder de la derecha que continua en el gobierno para seguir manteniendo privilegios para pocos a costa del sufrimiento de millones de mexicanos. Por ello millones de ciudadanos nos mantenemos alertas a lo que el gobierno actual pretenda hacer mara minar el patrimonio de la Nación y los derechos de los mexicanos y estar prestos a su defensa. La historia no se ha acabado, esta es solo una parte.


Titulo: La mafia nos robó la Presidencia
Autor: Andrés Manuel López Obrador
Editorial: Grijalbo
Edición: Primera, julio de 2007.

En la imagen, manifestación de ciudadanos en la Plaza Lerdo de Xalapa, acompañando a Andrés Manuel López Obrador.

Más libros sobre este tema, en este blog:

La victoria que no fue de Oscar Camacho y Alejandro Almazán

Un soplo en el corazón de la Patria de Sabina Berman

Fango sobre la democracia de Roger Bartra.

1 comentario:

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Yo apenas lo acabo de comprar.