viernes, diciembre 01, 2006

La victoria que no fue



Los periodistas, actualmente de la revista emeequis, Óscar Camacho y Alejandro Almazán escribieron este libro reportaje del proceso para elegir presidente de México en éste 2006. Lo leí con avidez y terminé hace pocos minutos, coincidiendo con el fin del periodo presidencial.

Lo que han escrito estos periodistas pone en conjunto los porqués Andrés Manuel López Obrador, en el cómputo oficial de los votos emitidos el 2 de julio, no obtuvo la victoria y por ello no será investido presidente de los Estados Unidos Mexicanos este 1 de diciembre de 2006.

Los porqués se pueden agrupar en dos conjuntos: La alianza del gobierno que termina el 30 de noviembre, su partido, círculos empresariales y políticos sin escrúpulos en torno al candidato de la derecha, para obstaculizar por todos los medios a su alcance, inclusive fuera de la ley, para impedir el triunfo de la coalición de partidos de izquierda. Por otra parte los errores cometidos en la campaña del candidato de la coalición, la falta de promoción del voto, no cubrir todas las casillas electorales con representantes, desdeñar a la televisión en el inicio de la campaña y rodearse de políticos desacreditados del antiguo régimen.

Uno a uno van mostrando los errores de la coalición. Éste es un ejercicio inédito, ya que estos errores también contribuyeron a la victoria que no fue. Destacan, la inclusión como candidatos a senadores y diputados que en épocas recientes militaron en el Partido Revolucionario Institucional y que en no pocas ocasiones fueron adversarios agresivos de la izquierda, el rodeo en el primer círculo del candidato de personajes de ese mismo partido, con antecedentes nefastos, la designación como responsables de la promoción del voto y de la cobertura de la representación en las casillas a personajes improvisados que no hicieron su trabajo, todo ello decidido por el candidato, quien no escuchó advertencias y sugerencias sobre sus decisiones.

La campaña negra de la derecha, del gobierno, de su partido y de círculos empresariales, capitalizando cada error del candidato, como el discurso en que callaba al presidente llamándolo chachalaca. La imparcialidad del Instituto Federal Electoral al no detener la campaña negra y tampoco al presidente que abiertamente intervino en la campaña a favor del candidato de su partido, aún con la prohibición prevista en la ley.

Entender la victoria que no fue es un ejercicio que la izquierda de México tiene que hacer. Para ello se requiere de la autocrítica. En los resultados, los errores propios también cuentan y cuestan mucho. Este ejercicio debiera hacerse colectivamente, este libro contribuye a esa autocrítica necesaria. No es conveniente pensar que la adversidad sólo se debe a la intervención de las otras partes, aún cuando su impacto sea extraordinario. Verse en el espejo de la victoria que no fue dejará enseñanzas para el futuro. Ese futuro que no genere frustración y odio. Para que las actuales y nuevas generaciones de mexicanos sepan que ha pasado en estos días inéditos que seguimos viviendo en México. Para que el grito de esa jovencita, que vi acompañada de su madre en la Plaza de la Constitución en una de las jornadas de protesta por el resultado electoral, sea fructífero y tenga sentido de victoria: Presidente, presidente...

Título: La victoria que no fue
Autores: Óscar Camacho y Alejandro Almazán
Editorial: Grijalbo
Edición: Primera. Septiembre de 2006.

5 comentarios:

Angeek dijo...

Ah! la autocrítica, el añejo problema de la izquierda. Tenemos que ejercerla. Duele, pero de otra forma no avanzaremos.

AZUL dijo...

Izquierda, Derecha...humanos compitiendo por el poder en una lucha que arrastra entre sus patas al pueblo, autocritica hacia nosotros también y la forma de elegir, de vivir nuestra maltratada democracia.

Bikos!

W dijo...

Me parece muy sano que se haga y a fondo..... efectivamente hubo muchos errores..... (demasiada confianza, orgullo mal entendido)

Estoy totalmente de acuerdo con Azul.... nosotros deberemos hacer lo propio....

Yreal dijo...

Si, a mi me parece que la pol´pitca institucionalizada tiene muchos vicios. Los políticos han olvidado que son servidores público, empleados del pueblo, pero las cosas se entienden al revés.

Y si, la izquierda mexicana tiene que ser autocrítica. Yo me inclino en lo concerniente a lo social hacia la izquierda, pero no sé si la izquierda partidista me representa. De lo que sí, estoy segura es que la derecha -el neoliberalismo y sus representantes son una escoria y van a traer muchos males al país. Lo estpan demostrando.

En fin, espero que los ciudadanos nos popngamos muy alerta y opongamos resistencia ante la imposición y el abuso de poder en sus diferentes registros

un saludo

y


Deseo que el próximo año tengas salud, amor y esperanza...

Anónimo dijo...

Falta de democracia, falta de valores y sobre todo falta de educacion comprometida. Eso nos lleva a tener el pais que es, México.