domingo, marzo 09, 2008

Ícaro

Una docena de cuentos, ensayos y relatos conforma esta pequeña antología de Sergio Pitol. Breves textos con un lenguaje que va de lo sencillo a lo más elaborado. Recorridos en el tiempo, vueltas a la infancia, recorridos por el mundo. Los relatos de sus experiencias, en viajes a lejanos lugares, nos acercan al autor, al compartirnos sus vivencias, de su disfrute por la vida, muy intensa.

Textos escritos en diversos años de la segunda mitad del siglo XX, la mayoría en Europa, otros escritos en México y alguno en Xalapa. El escritor comparte su experiencia de cómo escribió su primer libro, El tañido de una flauta. Relata cuánto le costó escribir Juegos florales, a partir de un viaje a Xalapa y Papantla.

Su experiencia en Vindicación de la hipnosis nos lleva a conocer su ser más íntimo. En este relato describe cómo vivió una sesión de hipnosis conducida por un médico. Va hasta su infancia. Sufre la pérdida de su madre. Atoyac, Potrero, Huatusco están es sus vivencias. Comparte sus sensaciones de liberación posterior a esa sesión. Comparte de su cuaderno de notas diarias: “Somos una mezcla terrible, y en cada individuo coexisten tres, cuatro, cinco individuos diferentes, así que es normal que ellos no concuerden entre sí”

Un relato que me parece muy atractivo es el de sus vivencias con su amigo Enrique Vila-Matas en la capital de Turkmenia, Asjabad, a donde acude como invitado de la universidad a dictar una conferencia sobre la primera novela mexicana, El periquillo sarniento de José Joaquín Fernández de Lizardi. Tienen una recepción muy cálida, banquetes y convivencias con artistas, cineastas y universitarios. El final es sorprendente, Vila-Matas es prácticamente expulsado de la ciudad y su conferencia, la de Pitol, no es del éxito previsto. De cualquier forma el texto permite al lector conocer rasgos de esa república exsoviética, en un territorio desértico, que pasó de campesinos y tejedores de tapetes a un emporio petrolero con desarrollo para toda la población.

Ícaro, el cuento final que le da título a la antología, es muy intenso, un tanto surrealista, los cambios en la vida, del disfrute de lo mejor hasta el borde con la miseria

Leer a Sergio Pitol es aprender de lugares muy lejanos, nombres de ciudades y sitios del otro lado del mundo. Es, un tanto, viajar con él.

También es de elogiar la labor de la editorial Almadía por este libro de su colección Mar abierto, que incluye en su portada el grabado Nacimiento de Francisco Toledo y una cubierta blanca sobrepuesta que permite verlo en tres pequeños círculos calados.


Título: Ícaro
Autor: Sergio Pitol
Editorial: Almadía
Edición: Primera, octubre de 2007.


En la imagen, un cartel sobre Sergio Pitol en la Feria del Libro Universitario. Xalapa, septiembre de 2007.

5 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Esta ediciòn no la tengo.
Interesante.
Tan lindo que el maestro viva en nuestra ciudad verdad? A mi me encanta cuando lo encuentro en la librerìa.

Abrazos.

María Jesús Lamora dijo...

Siempre se aprende de otras personas, de otros lugares.
Gracias.

Vincent dijo...

hola, tengo que hacer un ensayo para el viernes sobre este libro de icaro pero el problema esque no tengo el libro, baje algunos cuentos de el pero no se si son los de este libro ojala alguien pudiera decirme los cuentos que contiene el libro de icaro para saber si los que tengo me sirven les dejo mi correo liquid_foxdie@hotmail.com

Avelina dijo...

Gracias por este post... Sergio Pitol, sí... lo tenemos en común.
Un abrazo, amigo

Cyn dijo...

y de nuevo vuelvo a caer en sus blogs... saludos desde el norte del país...