jueves, agosto 26, 2010

Economía energética


Texto leído en la presentación del
libro de mi amigo Osvaldo Mercado

Medio ambiente y energía

Solo tenemos este mundo, este planeta habitable, aunque podamos cambiar de país muchísimos de los que aquí nacimos, aquí preferimos seguir viviendo. Algunos aún sin preferirlo han tenido que emigrar a otro país. También podemos esperar a que haya otro planeta habitable.

Un problema cotidiano, inadvertido por muchos es la basura. Cada uno de nosotros, diariamente desechamos un kilogramo, o más, de materiales de diversas consistencias y formas, los juntamos y colocamos en una bolsa y cuando pasa el camión recolector, entregamos el paquete, o alguien lo entrega por nosotros, a los empleados municipales, en otros casos las bolsas son dejadas en las aceras modificando el paisaje urbano. Así nos deshacemos del problema y éste es de las autoridades municipales. Las autoridades van acumulando las toneladas de basura que recolectan diariamente en los depósitos denominados eufemísticamente rellenos sanitarios. De estos rellenos se van desprendiendo contaminantes al suelo, al subsuelo y en los casos más graves a los mantos acuíferos. En ese momento, y quizá desde el principio, el problema deja de ser de las autoridades municipales y es de todos, aún sin saberlo. La contaminación, aún aquella que no vemos, nos afecta a todos.

Para la inmensa mayoría de los residentes de las ciudades, el alumbrado nocturno es y ha sido algo cotidiano y, las más de las veces, inadvertido. Todo sucede como si tuviésemos un acuerdo con el Sol, que al ocultarse éste hace que las luminarias se enciendan. Y sigue la vida de manera cotidiana. Poco sabemos cómo se genera la electricidad que hace que las luminarias se enciendan noche a noche.

De manera semejante a la luz eléctrica, pero abriendo la llave del lavabo, del fregadero, de la regadera o encendiendo la lavadora, fluye el agua. De cómo se colecta y dónde, poco sabemos. La usamos y la desechamos por las coladeras. Poquísimo sabemos de las cuencas hidrológicas, de los sistemas de captación y bombeo para su distribución y casi nada de cómo se hace su tratamiento después de haber sido utilizado el líquido para la satisfacción de las necesidades domesticas y otras que se dan en la actividad citadina.

El libro

El texto que ha escrito Osvaldo Mercado tiene la virtud de explicarnos como se genera la energía eléctrica. Nos advierte de la contaminación por la quema de hidrocarburos para la generación de dos terceras partes de la energía eléctrica que utilizamos en México. En Veracruz la proporción es más alta y por lo tanto más grave. Nos advierte de la contaminación que se provoca con los tiraderos de basura.

Nos propone el autor la utilización de otros medios para la generación de energía eléctrica. Cita las fuentes ligadas al agua –hidroeléctricas-, las movidas por el viento –eoloeléctricas-, la captación de los rayos solares en paneles colectores. Hace énfasis en un método que combina la manera convencional de generar energía eléctrica mediante el movimiento de turbinas por vapor producido mediante la incineración de la basura. Propone de manera concreta la instalación de plantas de incineración de basura y recuperación energética para generar la electricidad que haga encender las luminarias del alumbrado público y mueva los motores de las bombas de las plantas de bombeo de agua potable y de las de tratamiento de aguas residuales. Propone la solución a un problema de todos y a la vez, aliviar en parte el problema de la contaminación del planeta que hemos realizado entre todos. La basura a incinerar no sería toda, habría que separar la de tipo orgánico para fermentación y composta y la de materiales reciclables.

El autor

Osvaldo Mercado, graduado en el Instituto Politécnico Nacional en ingeniería eléctrica y postgraduado en Francia, ha sido estudioso de los sistemas eléctricos, de su planeación en horizontes de mediano y largo plazo y de elaborar propuestas de políticas públicas para uso eficiente y ahorro de energía. El haber realizado estudios de postgrado en Europa le ha permitió conocer cómo han superado allá algunos de los problemas de contaminación y dejado de utilizar métodos que por acá todavía tenemos como vanguardistas. Prefiere, ante otras posibilidades quizá placenteras, pensar y proponer soluciones a los problemas relacionados con la energía y el alivio de algunas de las causas del deterioro ambiental, de la sustentabilidad y de la economía de los Municipios, que son nuestra más inmediata organización del Estado.

La pequeñísima diferencia

No hay coincidencia total. Osvaldo propone que las sociedades de autoabastecimiento para operar las plantas de incineración de basura y recuperación energética para utilizar la energía eléctrica generada en las luminarias del alumbrado público y los sistemas de bombeo de agua potable y plantas de tratamiento de aguas residuales, sea integrada con los Municipios, el Gobierno del Estado, la Comisión Federal de Electricidad y alguna empresa privada. La última parte de una sociedad así organizada sería una simulación, por lo que no es aceptable. En los términos y espíritu de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, pueden formar parte de esas sociedades de autoabestecimiento las entidades que realmente lleguen a utilizar la energía eléctrica generada, pueden asociarse varios Municipios, el Gobierno del Estado y los organismos operadores de los Sistemas de Agua Potable.

Agradecimiento

Se le agradece a Osvaldo su libro, su dedicatoria: a los progresistas, ecologistas, tecnologistas, economistas, planificadores, desarrolladores y a toda la gente del siglo XXI. El siglo en cuya mitad, nos dice el autor en sus perspectivas, dejaremos de utilizar hidrocarburos y utilizaremos intensivamente hidrógeno. En tanto las tecnologías se van desarrollando algo tenemos que hacer con nuestra basura diaria. Y Osvaldo ya nos está diciendo de una solución posible, sustentable, que contribuiría a evitar parte de la contaminación que hacemos a nuestro planeta.


Título: Economía energética
Autor: Osvaldo Mercado
Editorial: Ediciones Cabrera
Edición: Primera, noviembre de 2008.



1 comentario:

Osvaldo dijo...

Amigo Elonai, agradezco tus comentarios tan valiosos de parte tuya siendo una persona tan capaz y brillante como lo eres tú, para mi es muy importante recibirlos, pues ésto me da más seguridad y ánimo para seguir en la lucha para que se realize este magnifico proyecto que es benéfico para nuestro único planeta.

con afecto sincero:
Osvaldo.


p.d. en el pròx. desayuno platicamos. gracias