lunes, abril 23, 2012

El pueblo que no quería crecer




Escrito como una especie de memoria de reflexiones mediante el artificio de utilizar un personaje identificado como Polibio de Arcadia, quien en primera persona escribe sus pensamientos, este libro pretende describir como es y actúa la sociedad mexicana. La autora es la filosofa de origen sirio Ikram Antaki. Vivió entre los mexicanos el último cuarto del siglo XX.

Partiendo del pensamiento de un clásico de la cultura griega, la autora expone sus reflexiones de cómo viven los mexicanos. Otrora aislados del mundo, por fin se llegan a identificar en el mismo tiempo que sus contemporáneos de otras latitudes. Sobre esto mismo escribió Octavio Paz hace más de medio siglo.

La autora ve y piensa que los mexicanos son unos en la vida privada, de familia, y otros en la vida pública, en lo que trasciende en el quehacer social, en las relaciones entre grupos sociales. Mexicanos hacia dentro de sí mismos y mexicanos hacia fuera, hacia los otros mexicanos.

Este libro es un retrato elaborado desde fuera del ser mexicano. Desde la cultura clásica helénica. Lo extraordinario es que la autora no era griega, ella era de cultura árabe y que un día decidió venir a vivir a México. Y vio esta sociedad nuestra con esos ojos que notan aquello que para nosotros es cotidiano y por lo tanto casi natural y que no existe o existe de otra manera en otras culturas. La mayor crítica es respecto de cómo hacemos el ejercicio social, de comunidad, de pueblo, de nación.

Destaca lo que afirma sobre el atraso en la educación. Está en este tema una de las más fuertes críticas, que por demás muchos mexicanos compartimos, no se ha hecho un acuerdo y esfuerzo suficiente, sistemático y completo para resolver el problema del atraso educativo. Y sigue el tema pendiente.

Otra crítica está relacionada con la ley. Hay un elogio a los legisladores que desde hace más de siglo y medio han procurado que en este país se tenga una legislación avanzada en varios temas. Sin embargo el cumplimiento de la ley no está entre las prioridades y hacer cotidiano de los mexicanos. Yo afirmo: hay excepciones.

Una visión diferente de cómo somos. Leer este libro es vernos en un espejo distinto.


Título: El pueblo que no quería crecer
Autora: Ikram Antaki
Editorial: Joaquín Mortiz
Edición: Primera, enero de 2012.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Espero conseguir pronto el libro.

Daphne Urbi Penados dijo...

Ikram Antaki hace una crítica durísima, es natural sentirse ofendido o enojado pues a nadie le gusta que le digan la verdad. Estoy de acuerdo que haya sido un extranjero quien nos haga la crítica ya que la objetividad reina en sus argumentos. ¿Qué diría el mexicano de sí mismo si todo lo que hace le parece natural?

Lorena Duarte dijo...

Definitivo, un mexicano jamás haría una crítica de si mismo en los términos que lo hace Ikram Antaki en El Pueblo que no Quería Crecer, porque sencillamente, desde las instancias oficiales hasta el ciudadano común, en su mayoría son autocomplacientes, doble vida y convenencieros; y nunca serían capaces de un auto análisis objetivo; el libro me encantó, es lamentablemente atemporal porque no hemos avanzado mucho como sociedad