jueves, setiembre 28, 2006

La novela perfecta



Ésta, la novela de cómo se podría y estaba haciendo la novela perfecta, fue escrita por Carmen Boullosa. Terminé su lectura hace una semana. No podía dejar pasar otro día para escribir la reseña. La escribo en el puerto de Veracruz, después de haber visto por la tarde la Isla de Sacrificios.

El personaje creado por Boullosa, un escritor, nos platica y lo hace en primera persona, las vivencias para crear la Novela perfecta.

El escritor conoce en Acapulco a quien siendo lectora de su opera prima, será su mujer y con quien vivirá en Nueva York, donde ella trabaja en un despacho de abogados y él, al unirse a ella se dedica a crear la novela. Lo hace con toda la calma. Es decir sin hacer nada. Sólo pensando y creando en su cerebro la novela que él dice es perfecta.

La narración se complementa con la de la vida en la gran metrópoli. La convivencia, es decir el compartir el espacio que es la inmensa ciudad, entre los inmigrantes de distintas nacionalidades, con más detalles de la vida de los latinoamericanos.

Hay también mención a la negociación de contratos entre los gringos, abogados, cláusulas, etcétera, para crear la novela y pagar al creador, el escritor que no escribe, y los demás implicados.

La novela perfecta se empieza a hacer cuando el escritor, que ya no escribe, es convencido por su vecino, quien es tecnólogo y ha creado una sofisticada máquina cuyos sensores colocados debajo de la lengua del escritor, que para crear la novela tampoco habla, sólo la va pensando y ésta va grabándose a través del aparato. Un ejercicio de ficción que algo tiene de similar con la idea de la televirtual expresada en la novela de Laura Esquivel, ...del amor.

Una falla del aparato grabador o error al hacer la grabación hecha a perder todo lo avanzado. Queda sólo la ideas de cómo se podría hacer la novela perfecta.

De lo rescatado de la grabación, cito un fragmento que muestra un buen manejo de las palabras:

Nadie se daba cuenta de quien era el otro, ni del espacio que ocupaba, ni del lugar; nadie era nada para los unos y para los otros; nadie sabía quién era, ni a quién atacaba; y tan se penetraban, como se golpeaban, como se besaban. Sin que nada pareciera cargar ningún sentido, y de inmediato los unos a los otros comenzaron a ... ¿cómo lo explico?...


Título: La novela perfecta
Autora: Carmen Boullosa
Editorial: Alfaguara
Edición: Primera, junio de 2006.

13 comentarios:

Juana Gallo dijo...

Suena interesante...
Pero ¡qué rollo! que falle la tecnología cuando ya está casi terminada la obra... ¿se le borró todo?... no me digas, la voy a conseguir.
Gracias.

Luis Rivera dijo...

¿Sabes? Me ha encantado este post y me recuerda mis áridas luchas para escribir una novela que ya he escrito en mi cabeza. Y el párrafo genial es extaordinario, en el más puro y doble sentido del vocablo.

Bohemia dijo...

Quisiera comentar algo de este post, pero todavía estoy pensando en el chocolate de Oaxaca del que me hablaste en tu comentario.....jajajaja

Un besoteeeeeeeee

Sam dijo...

"la perfección es imperfecta..." muy buen libro, yo también lo recomiendo ampliamente =)

Saluditos!!!!

Sam dijo...

De nuevo yo....y dónde está Tuxpan????? ya quiero ver imágenes, sabes? tengo mucha familia ahí, pero hace mucho que no voy :(....por eso ya quiero ver las imágenes =)

Clarice Baricco dijo...

a leerla se ha dicho...

abrazos

Gaby dijo...

...suena interesante , eleonaí!
Veremos de agendarla para las vacaciones!!! Besos!!!

Angeek dijo...

Carmen Boullosa es una excelente escritora. Tengo que leer esa novela.

Mary Rogers dijo...

Atractivo tema, el de escribir. La búsqueda de la perfección, paleando la necesidad medio-mundial de contar historias.

Un abrazote

Loredana dijo...

he visto algunos libros de Alfaguara dando vueltas por estos lares.
me pondr[e a buscar a esta novelista.

Anónimo dijo...

La novela tiene un defecto como todas las novelas: ¿Cómo negar a la escritura mediante la escritura? Desde el inicio la novela es imperfecta. Tiene la virtud de hacer conciente el procedimiento de poner en foco a los personajes, cuando menciona a el ojo de la novela. Pienso que la autora tiene razón en decir que la escritura es la erección de un cadaver. Quien escribe ha de concentrarse en determinados rasgos de los personajes, de los lugares, de las relaciones entre los personajes, en detrimento de otros tantos: la literatura es una gran mentira. También creo que la idea del ojo de la novela nos quiere decir que una narración por más objetiva que se pretenda es siempre producto de una mirada individual; necesariamente se le escapan detalles por no considerarlos importantes. ¿Qué es lo accesorío? ¿Qué lo necesario?

Anónimo dijo...

muy interesante

La Pior dijo...

Yo lo que entendí de la novela perfecta fue la narración impecable de lo que siente el que escribe, esta duda permanente de si lo que decimos con las palabras que elegimos, dieron a entender al lector ("si acaso existes"), aquello que queríamos decirle. Nos sucede en la conversación, las palabras, tienen vida propia en cada cual, la semiótica intenta explicarnos este fenómeno que no arrenda a quien escribe, a quien urge decirnos algo, y el receptor, hace lo que puede. La novela perfecta idea un 'sistema' en el qué tal que... lo que te digo, te llega a tiempo, espacio y lugar idóneo. Me encantó tu blog, acá te sigo, ojalá y visites el mío de vez en vez. www.aliaslabullo.blogspot.com