martes, enero 31, 2006

Cuerpo náufrago


La noche de ayer terminé la lectura de este libro de la autoría de Ana Clavel.

El título sugiere un cuerpo flotando en el agua, un lago inmenso, el mar. Se trata de un cuerpo que se convierte, un cuerpo que en plenitud de la vida cambia de sexo. Cambia el cuerpo, cambia la vida, todo cambia, como se titula la canción que se oye preciosa en la voz de Guadalupe Pineda: Todo cambia.

Una mujer joven –Antonia-, un día después de un sueño sobre su infancia, cuando anhelaba ser niño, amanece y ve su cuerpo que ha cambiado, se ha transformado en hombre, Antón se llamará a partir de ese momento.

Antón, estrenando su cuerpo, sale a la calle. Tiene que hacer lo que hacen los hombres. En el Metro –tren subterráneo- se encuentra a un amigo que la reconoce, todo un acontecimiento, ya que hacia mucho tiempo que no se ven y ella/él ha cambiado de sexo. Van a celebrar el encuentro en una cantina. Después de varias cervezas, Antón tiene que ir a aligerar la vejiga, entra por primera vez a un sanitario público, tiene que orinar de pie. Encontrarse de frente al mingitorio es un trance mayúsculo en su vida. De ahora en adelante ese objeto será algo cotidiano cuando acuda a lugares públicos. Se inicia en él, antes ella, una obsesión por este objeto, al relacionarlo con el sexo femenino y el deseo.

La narración es acompañada de una extensa galería de mingitorios o urinarios. El segundo objeto de la galería es el celebre mingitorio de Marcel Duchamp. Los hay individuales o de una sola pieza para varios usuarios simultáneos o en filas de ellos.

El otro cambio en su vida es que para la relación con una pareja, ahora él, que era ella, tiene que tener la iniciativa, tiene que enamorar. Toda una serie de nuevas sensaciones en su relación con el sexo opuesto, que antes era el de ella, que ahora es él.

Muy pocas veces repara uno en observar el mobiliario de los sanitarios públicos que tiene que utilizar. Para Antón se vuelve algo especial, tiene que retratar los mingitorios. En ese observar, con la complicidad de una amiga puede entrar a un sanitario para mujeres, que antes fue de hombres, que tiene un mingitorio cubierto y con unas líneas pintadas que hacen que se vea como la sombra de un toro, es un Mingitauro.

Es esta narrativa una excelente descripción del mundo masculino, al que no tienen acceso, normalmente, las mujeres. Un ejercicio de voyeurismo en aquellos lugares que nos están reservados. Muy ameno…

Título:
Cuerpo náufrago
Autor: Ana Clavel
Editorial: Alfaguara
Edición: Primera, julio de 2005

La fotografía inicial es de la promoción de la exposición de Ana Clavel que se efectúo el año pasado, en un parabus ubicado en el Eje Central –Lázaro Cárdenas- de la ciudad de México.

Este libro, junto con otros cinco, lo adquirí hace dos semanas en el Samborn’s de Paseo de la Reforma y Lieja en la misma ciudad, con un descuento de 25 %.

4 comentarios:

andres 513627 dijo...

me parece q la lectura de Clavel te ha sido más placentera que las otras comentadas. Me agrada el tono del blog.
saludos desde el centralismo.

Leyla dijo...

hola Eleonai

gracias por tu visita y por tu sugerencia de libro para leer
voy a intentar encontrarlo pues estaba totalmente entretenida con tu relato y me parece que sera un buen libro que quizas pueda leer
:-)

te estare visitando en este u otro de tus blogs

besitos

Leyla dijo...

Hola Eleoaní

gracias por visitarme otra vez
¿has visto esa cadena antes?
¿te gustaria participar?
:)
yo te invito
:)
bueno si no quieres nos hacemos una nueva cadena entre nosotros
mejor no digamos 5 malos habitos sino que 5 sueños
pero de uno en uno
Tu me cuentas uno tuyo y yo te cuento uno mio, ¿ya?
:)
je je

besitos

Sam dijo...

Pues aquí me tienes regresando en el tiempo a enero del 2006... vaya todo lo que me había perdido, este libro suena muuy interesante, a ver como le hago pero lo busco =)

Gracias, muchas, muchas muchas, gracias, por regalarme el libro, y sí, desgraciadamente no mucha gente gusta de la lectura, no saben de lo que se pierden!!!

Un beso. y gracias de nuevo